domingo, 26 de julio de 2015

Poema friki v1.0

Que no se sepa.
Guardad el secreto
pero... siendo escueto...
no es de friki el ser poeta.

¿Y qué? Diréis, es bueno.
No, habéis fallado en vuestra tirada de percepción.
Aunque sea mi oficio sanador y no bardo
y tenga, pues, penalización,
os lo contaré.
Disculpadme los nervios,
más penalización.
Para ayudarme,
justo me acabo de tomar una poción.

Porqué es como cuando, roleando,
todo motivado y rodeado de jinetes de Rohan,
vas y gritas: ¡Adelante eorlingas!
y va uno y te contesta:
¡Hasta el infinito y más allá!
No, tío, no.

Como cuando en medio de un poema
te pones serio y sereno,
mirar perdido al horizonte, el que sea,
y sueltas: El espacio, la última frontera...
y alguno pensará "uala, pedazo verso".
No, acaba la frase:
"...estos son los viajes de la nave estelar Enterprise etc, etc".

Nadie valora el versar friki:
"Oh, hermosa dama,
semi-elfa de cuarta generación,
te clamaría mi versar en élfico
pero me falla la traducción".

Pero, ¿qué pasa?
¿Por qué esa mueca,
esa turbación?
En un poema no hay katanas
ni excusas de enajenación.

Mirad a Yoda,
además de jedi, poeta.
¿Qué no?
Es el rey del hipérbaton.
Cualquiera se lo discutiría,
con los saltos que pega.

Pero bueno,
aprovechando este resquicio,
rogando perdón y permiso,
finaliza ya vuestro suplicio.

No hay comentarios: