domingo, 23 de septiembre de 2012

Camino

He escogido este camino
antes que otro recorrido.
He escogido este camino
de acuerdo con lo que he sentido.

Sólo Dios sabe dónde
me llevarán mis pasos.
Sólo Dios sabe dónde,
cómo, porqué y cuando.

Mirando alrededor
no se encuentra lo que busco.
Mirando alrededor
sólo dudas han acudido.

Cosas que no comprendo
surgen a diario.
Cosas que no comprendo
sin que pueda remediarlo.

Algo en mi parece
que se haya activado.
Algo en mi parece
que haya cambiado.

No sé si será el aire de Francia
o que algo he madurado.
No sé si será el aire de Francia
pero algunas ideas he aclarado.

Un paso sigue a otro
y así se hace el camino.
Un paso sigue a otro.
Un inicio y un destino.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Mi pastor

Contigo lo tengo todo.
Contigo lo puedo todo.
Sólo tú sacias la sed de mi alma.
Sólo tú me colmas de calma.

Gracias, Señor, por todo lo que haces.
Gracias, Señor, por ser como eres.
Aunque a veces dude, falle y caiga,
sigues ahí, mostrándome el camino.

El más fiel de los amigos,
el más sabio de los maestros,
eres tú, Señor,
y en ti hallo fuerza para seguir avanzando.

Aunque la desesperanza me abata,
aunque la situación parezca no tener salida,
resistiré con todas mis fuerzas
pues no hay mal que deba temer.

No hay verdadero poder salvo el tuyo.
No hay mejor custodio para mi confianza
y tú, Señor, como ya bien sabes,
la tienes toda.

Me acoges, me das cobijo bajo tu amparo,
sabiendo cómo soy de imperfecto.
Abres puertas que creía tapiadas.
Solventas problemas que creía insolubles.

Me colmas de toda Gracia y perfume
proveyéndome de todo aquello
de lo que, realmente,
puedo tener necesidad.

Siempre presente, aunque a veces titubee.
Siempre ayudando, aunque marre.
Te quiero, Señor,
aún con todos mis aunques.

Gloria a ti, Señor,
pues justamente es tuya.
Dichoso aquel que te la dé por siempre
pues habitar tu casa es la mayor ventura.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Tinta

Mucha mierda recorriendo hojas.
Tinta,
tinta,
tinta,
tinta y papel malgastados.
Tal vez algo  bueno haya salido.
Tal vez sea parte del proceso creativo.
Tal vez, tal vez, tal vez...
¡Al carajo ya!
Hago esto porque me gusta.
Escribo.
Si te gusta bien;
si no... yo sigo.
Cabeza alta,
vista al papel
y bolígrafo entre los dientes.
Tinta,
tinta,
tinta,
tinta y sensaciones vividas.
Tinta y algo compartido.
No hay meta, ausencia de objetivo.
Ni aplauso,
ni felicitación,
ni halago.
Ni palmadita ni pollas.
No busco ningún caramelo.
Guárdate tus galletas.
Guárdate tu aplauso comprometido.
Tinta,
tinta,
tinta
y sigo.
Entonces,
¿Por qué lo pones a la vista?
¿Por qué lo compartes?
¿No es ser hipócrita
decir que no persigues nada?
Míralo cómo quieras,
tu mismo,
si quieres di éso.
Solo te voy a decir
que nadie escupe dentro de casa.
Si no lo entiendes no es mi problema.
Sigue leyendo
o para.
Si te duelen los ojos
aparta la vista.
Si te duelen los oídos
no me prestes atención.
Si te cabreas
te calmas.
Uno pinta,
otro mira deporte.
Cada uno con su vicio propio.
Pues vicio es más que lo nocivo.
Vicio es todo aquello que alguien,
en un momento dado,
se ha dignado a denominar mediocre.
Tinta,
tinta,
tinta.
Tinta para tapar vacíos.
Tinta para hacer tachones.
Tinta... que recorre mi vida
mezclada con mi sangre.
Tinta, hojas
y mucha más mierda.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Promesas rotas

Promesas rotas.
Palabras vacías.
Te llenabas la boca
pero luego nada hacías.
La humedad recorriendo las paredes.
Destellos de neón entre vaivenes.
Un ojo abierto,
el otro cerrado.
Martilleos de consciencia
como espinas en tus sienes.
Te reías a escondidas de tus fieles,
que creían y llenaban tus cuarteles.
Mucho que cambiar, arreglar y mejorar.
Muchos sacrificios para vuestro beneficio.
Ya no son tan seguras tus paredes.
Mercenarios dentro y fuera de tus sedes.
Mucho que perder,
tanto, tanto, que guardar.
Qué querrán los desgraciados?
Esto es tuyo, todo es tuyo, nada es suyo!
Tu a lo tuyo, mete miedo y al chanchullo.
Quien no quepa en el yugo para el trullo.
Promesas rotas.
Palabras vacías.
Te llenabas la boca
pero luego nada hacías.
Frustración, desesperación;
mugre e ignorancia;
hambre, muerte e invariancia.
Aullidos que prosperan.
Movimientos que tras golpes regeneran.
Tienes miedo, no los quieres despertar.
Que trabajen, que produzcan y al corral.
Te encanta la miseria al gobernar.
Se someten y obedecen por el pan.
El pánico florece,
noches blancas,
pesadillas con temblor al despertar.
Gritos y humo, sangre y llamas al final.
Ya no hay precio; no se venden al metal.
Conclusión se acerca,
tus temores, ya furiosos, arremeten contra tu portal.
Ahora tragaras
con su ira y con su rabia.
Ahora probaras
mugre, hambre... y muerte.