viernes, 27 de enero de 2012

Como pienso

Ahora mismo pienso en el pienso
mientras me como el cómo
engulliré mi alimento
en cuanto alcance a mi nevera.

Pienso sin pensar,
con el estómago, dejándome llevar.
Pienso sin condimentar,
sin cocinar, sólo de precalentar.

Como el aire
que trago sin respirar
como si eso
me fuera a saciar.

Lo gracioso es que
con tanto pensar, comer,
tragar e imaginar
olvidé un detalle importante

que al forzar el frigorífico
la realidad me hace recordar:
esta vacío,
no he pensado en ir a comprar.

jueves, 12 de enero de 2012

Llamadme cobarde si queréis

Llamadme cobarde si queréis pero viendo el panorama
a uno le vienen ganas de cruzar la frontera.
Coger los cuatro cacharros,
embutirse en el abrigo
y mandarlo todo
a la mierda.
Decir un triste adiós
a las caras conocidas,
a las calles que me vieron crecer,
a la poesía en directo y en nuestra lengua,
a la sangría y la tortilla,
y también… al jamón, al chorizo…
Al fin y al cabo, de esto último,
aquí andamos sobrados.
A mí al menos me vienen ganas
de organizar una expedición
de un solo integrante
y alejarme de las tijeras y los recortes
adentrándome en las tierras de los devoradores de ranas
o más allá, rumbo norte…
Guiándome con la estrella polar,
a donde haya más rubias por kilómetro cuadrado,
y no me refiero a la cerveza.
Llamadme cobarde si queréis
por quejarme de mi tierra
por estar harto de que en este país
haya poco sitio para los desenchufados
y la injusticia y sus tribunales sean tan descarados.
Es solo una idea, un planteamiento,
pero a lo mejor el futuro sea cruento
y yo no escuche el: abandonen el barco.
No llevo flotador
y ahí en el mar hay tiburones,
por eso puedo hacer broma
pero las cosas hay que tomarlas en serio.
Me cae bien la gravedad
siempre que no sea con la cara en el suelo.
Me gusta ver donde pongo los pies
y andar, siempre que pueda,
sobre seguro.
Ya ves, lo mío no es ser arriesgado
pero a todo se le puede encontrar la salida
nos guste más o menos su aspecto.
Como andan diciendo,
o al menos he visto en las redes sociales,
aquí de salidas tenemos tres, como el ejército:
Tierra, mar y aire.
Así que, aun no me he ido
y quién sabe si al final algún día lo haré,
pero la idea, el planteamiento,
sigue ahí, y bueno,
llamadme cobarde,
si queréis.

lunes, 2 de enero de 2012

Mi historia, tu historia, la suya

Demasiados ideales.
Escenas hermosas para ser narradas
pero no para ser vividas.
La vida no es un cuento
donde te entretengas con la imagen o el lenguaje.
Lo que pasa,
te sucede.
Las cosas buenas
te alegran
y las malas
te hunden.
No puedes adelantar las agujas.
En esta historia
cada renglón de letras
forma parte de ti.
Lo que te depara la vida.
Cada uno de los instantes
a lo largo de tu existencia.
No puedes cerrar los ojos
y esperar que todo pase.
No, aquí no.
Lo que puedas preferir,
tus gustos e intereses,
pueden modelar la forma
pero el fondo escapa a tu control.
Aquí se funciona según otra regla.
Es el ajo y agua.
Es el jódete y traga.
Es el maldita sea mi suerte
y su puta estampa.
Aunque, por suerte,
no siempre.