viernes, 30 de septiembre de 2011

Con cariño

Dedicado a cierto individuo

A veces hace falta
que te digan lo que no quieres oír.

A veces hace falta
que tropieces con la misma piedra.

A veces hace falta
sentir la rabia que ello te produce.

A veces hace falta
ser ofendido y ver cómo no hay que decir las cosas.

Habrá que aprender a escuchar de todo.
Aguantarse las ganas de reventarle la cabeza con la piedra.
Tragarse la rabia o hallar otras vías para eliminarla.
No darse por ofendido, pues es peor el ignorar que mandar a la mierda.
Ya miraré otro día como decir las cosas,
entreteniéndome con rimas y medidas.

La rabia es combustible.
Como el amor, el odio,
hace volar la pluma
con un sabor pocas veces tan placentero.

Ah, por cierto, si no te gusta mi versar,
a ti que tanto te crees superior,
te ignoraré a partir de mañana:
hoy, mi versar, te escupirá en la cara.

Pues, a pesar de tu vista, no me voy a fijar
si éstos son hepta, hecta o putasílabos.
A la rima... hoy paso de ella,
que se busque a otro cliente en la calle.

Y la estructura

me

la

pela
casi tanto como tu sentido estético
en tus "poemas".

Oh, ¿te escandaliza mi lenguaje?
¿"eso no se escribe en un poema"?
Tengo muchos pelos en el cuerpo,
de hecho tengo un montón en los cojones,
pero si quiero puedo no tener ninguno
en la lengua.

Me sobran los registros.
De hecho, me sobran casi tanto
como tus comentarios y opiniones.

Nota:
mañana ya escribiré un poema de amor.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Primer "Libro": La felicidad no es completa

¡Hola a tod@s!El motivo de esta entrada es que he hecho mi primera selección de poemas y lo he preparado como un "libro". Libro entre comillas porque no va a ir a ninguna editorial ni me voy a dejar pasta para que me encuadernen unos cuantos. Prefiero hacermelo yo y que lo lea quien quiera. Solo faltaría que se tubiera que pagar para leer mis poemas... Con lo bonitos que son los pdfs de descarga gratuita... y este más, por supesto xD
Ahí lo teneis... mi "La felicidad no es completa"

Si clicais encima podreis acceder a él, descargarlo, miraroslo, imprimirlo...
¡Espero que os guste!
Sed felices,

Senofrari

jueves, 22 de septiembre de 2011

Alegría

Me sorprende la alegría
al descubrirme tan novato.
Ni celos ni envidia,
justo bordeando la euforia:
Eso sí es poesía.
Me queda tanto que aprender...
Palabra, verso, rima y sentido.
Pocas veces así de fuerte lo he sentido.
Ni rabia ni pena,
justo deseos de mejorar:
para ser poeta de verdad.
Me queda tanto que intentar...
Sinónimo, frase, terminación y significado.
Pocas veces he desarrollado su significado.
No es lo mismo hojear que leer.
No es lo mismo oír que escuchar.
No es lo mismo escribir
que versificar.
Mientras tanto,
en mi intento,
seguiré rebuznando.

martes, 20 de septiembre de 2011

Gusanos de acero

Serpenteando en las entrañas
de la capital lodazal
su subsuelo oscuro atravieso.
Nada como estos gusanos
de hierro y acero
para viajar sentado,
de pie o asfixiado
con el calor humano
sin pizca alguna de erotismo.

Un fluorescente parpadea con cada sacudida.
Distraido, observo alrededor,
sin hacer mucho caso
pero estando ojo avizor.
Es lo que tiene ir por aquí,
la fama del lodazal
desde las cimas de cemento
a las entrañas de arena y cal.
Para decirlo fino:
hay algunas manos largas
y parece una charcutería.

Lo digo sin agravios
hacia tan insigne ciudad,
es que según he oído, se chismorrea,
ése es el detalle que algunos turistas
se llevan de recuerdo;
O si no el plus en la tarifa
por guiri, por extranjero.
Pero todo ello con cariño,
eso seguro, y si puede ser
acompañado de ginebra, sangría
o de una clarita.

Así es la vida

Brilla el sol un día más en su ascenso matutino.
La luna, en despedida forzosa
manda esconderse a los luceros
incapaces de enfrentarse a la luz incombustible
del astro rey, nuestro lucero,
que de la pasión que pone en su tarea
atenuado nos da la vida
y en su esplendor nos la arrebataría.
Rayos y ondas,
sombras y reflejos.

La naturaleza es la dama
más hermosa, tanto en la vida
que podemos ver a nuestro alrededor
como en los fenómenos que la conforman
y guían los pasos del entorno.
La hermosura del huracán
aunque al poco nuestra casa vaya a arrasar.
La hermosura de la ola del tsunami
viéndolo en primera fila, al borde del abismo.
La hermosura del volcán
antes de que marque nuestro final.
Porque las cosas pueden no estar hechas para nosotros,
pero ello no quita que sean muy bellas.
Como el caer de la avalancha,
en nube blanca sin ser niebla,
con la fuerza de la tierra sin ser barro.

Todo ello iluminado por el foco
que alguien plantó en lo alto,
bastante antiguo, por cierto,
pues no pemite tanto juego como los modernos
que ves hoy día en los teatros.
Su magia es distinta,
con más energía.

Esperando

Cuadros negros bordeados de blancas rectas.
Paredes blancas.
Columnas blancas.
El techo, a cuadros, blanco.
Luz blanca.
Sillas... marrones,
y un par de plantas, verdes.
Mi mente, que lo ve todo negro,
en blanco.
¿Qué color es el del infinito?
Si es que tiene,
porque ya he perdido la cuenta del tiempo que me tienen
aquí retenido, en contra de mi voluntad, esperando.
Suerte de la máquina... de café,
porque hasta a eso le llaman café.
Será porque asocian sus colores
al marrón y negro del café
y al blanco de la leche.
Esperando en la sala del tiempo infinito
sigo con mi "café" en el vaso,
que mi mano sostiene, esperando.
Esperando... esperando, esperando
¡esperando!
Cansado de esta palabra,
me abruma ya al hartazgo.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Luz

A ti, claro del día,
no al de los astros, luna o artificio,
que vienes día a día
a nuestro beneficio
acompañando al sol pues es tu oficio;

que con calor nos das
la vida y ver el mundo nos permites,
ruego me concedas
este intento cortés
de escribirte versos como de antes.

Siendo pues tú etérea
al despuntar el alba me emocionas.
Acudiendo aérea
al día condicionas
y a alguno, con las nubes, lo traicionas.

¡Oh, Luz! Tan juguetona
que o nos engañas o nos dejas boquia-
biertos; espectros, tona-
lidades, sin sequía
en mil matices. Sólo puedo decir: ¡quia!

domingo, 18 de septiembre de 2011

Calentando... ¿manguitos?

Calentando motores.
Con el bolígrafo en la mano
y el papel ya no vacío.
Con los cascos en la cabeza
y la música retumbándome al oído.
Cada uno se prepara como quiere, o puede,
en su llamada a la musa.
Unas veces con más acierto
otras sin nada de eso.
Cada persona es un mundo
y el mismo mundo a cada instante es un mundo.
Unas veces te ayuda el silencio
y otras, el ruido.
A veces te apetece contar
o jugar con el final de las palabras.
Otras escupes tinta,
días en que dices:
hoy a lo cefalópodo.
Todo eso es poesía, diría,
con el crédito que se le de,
a mi criterio.
Solo es cuestión de no leer
el texto como el prospecto
sino leer la sensación, el sentimiento,
porque como tantos dicen
el lenguaje no es el mensaje
sino un código,
y a este pedazo de papel
le deben llamar canal.
Será cuestión de aprender a nadar
o ponernos unos manguitos.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Como un charco

La vida es como un charco
que, poco a poco,
se va secando.
Lentamente va menguando
aunque a veces alguna llovizna
lo haga parecer menos estanco.
Puede llenarse de verde,
mezclarse con marrón
o ensuciarse con gris.
Puede oler bien,
a nada o tener hedor propio.
Puede hacer crecer en su cobijo
o ser un páramo sin uso fijo
sirviendo solo para que
se revuelquen en él los cerdos
o beba un animal desatinado.

No te fies

Es muy fácil dar consejos
pero que rimen no tanto.
Pese a todo voy a intentarlo
aunque no me lo hayan aconsejado.

No te fies de la expresión del actor
ni de la promesa del especulador.
No te fies del compromiso del político
ni de la ceguera de la justicia.
No te fies del que te asegure mucho
ni del que no se moje nada.

Pero sobre todo
no te fies, mucho,
de la voz del poeta.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Mala suerte

Es curioso, o al menos a mi me resulta,
ver lo frustrante que puede llegar a ser
querer trabajar, no estar parado,
estar sin labor, sin sueldo.

Pero el mundo sigue girando alrededor,
ignorando el malestar que me corroe.
Pero la vida sigue y continúa,
afortunado yo que tengo a alguien
que me sostiene.

A veces parece que el universo
conjure solo para joderte.
Salir el año en que a la sanidad
le recortan hasta las pelotas.
Te hartas de dar vueltas y repartir
"pamfletos" con tu cara en ellos.

Sí, señor, no tengo experiencia.
Verá es que acabo de diplomarme,
y esta es una mala añada:
la poca uva que hay, la tiran.

A ver si el tunel tiene boca
o se me ha tragado
y se ha derrumbado la entrada,
porque ahora está todo a oscuras.

Sólo me quedan tres cosas:
escupir tinta en el papel,
traginar platos los fines de semana
y cagarme en mi puta mala suerte.

Será cuestión de aguantarse,
sin creerse especial, con suerte,
igual que tantos otros
que están ante la misma piedra,
hace poco lo estubieron
o les falta poco para estarlo.

Al fin y al cabo parece
que hoy en día esté de moda.
Diría que hay dos corrientes
de moda vigentes:
tener demasiado tiempo libre
al no tener trabajo
o debatir entre comprarse
un Mercedes o un Audi.


Por suerte el papel y la tinta
todavía no han subido tanto
como los libros o la música.
Por suerte hay internet y los blogs
que si tienes manera de acceder
no tienes que pagar (más)
para leer y escribir.

Pero tiempo al tiempo.
Pagamos por agua, luz,
conducir por la calle, tener un hogar...
A ver cuando se les ocurre
cobrarnos por pensar.

No me gusta esta suerte:
quiero que me la cambien
o me devuelvan el dinero.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Hey,
it's me again.
Do you remember
las thing you said?

When I told you my dreams,
without a cheat, and no regrets.
You said, it was no, the answer
and that's what I keep on, set.

Don't worry, it didn't hurt
more than a kick in my hearth.
It was the only way, I guess,
to know if more than I,
the word we, wouldn't be a mess.

Didn't know before
that even worst than a bad feeling,
when all that seems to drain from you,
it comes to visit you: the emptiness.

It's meant to be, maybe.
Don't worry, I'll respect,
and fully accept,
with no regrets, no cheats,
that word you said.

Fin del camino

Creo que me has cambiado
para mejor, sí, pero
sin darme cuenta te has adentrado
y alterado lo que deseo y espero
sea mi alma y mi esencia.

Podría decir que nunca antes
había notado algo así, intenso,
pero mentirte no quero,
porque mis pensamientos constantes
te desean lo mejor y pienso

sí, lo hago, cuidado,
que antes ya creí hallar a alguien
a quien seguro en ti ya he hallado
pero me doy cuenta que como en ensayo
un sentimiento casi sublime en ti hallo.

El corazón da en la vida
muchos trompos y volteretas
y sin que creas que uso tretas
creo que por fin se ha aposentado
el mío, exhausto, se ha relajado.

Pues no es un alto en el camino
ni creas que es entretenimiento
el estar contigo y lo que digo
sino fruto del sentir y pensamiento.
Que es en tí que he hallado

mi paz, mi fe y espero destino.
El camino quedó ya claro
que era a tu vera donde paro
y termino mi andar, con tino.
Siente mi latido: con él el resto te digo.

Espera, que guardo

¿Te imaginas
tener la visión de conjunto
de lo que te ha pasado, de lo que te acontece
y de lo que te sucederá?

¿Ver realmente
si aquello que te pasa
es buena o mala suerte?
Está claro
que valoraríamos las cosas
de un modo distinto.

El peso de la experiencia
no sería tan fuerte
ni viviríamos de un modo tan vivo.
La pregunta es:
¿es necesario dar siempre
todo el rodeo de la experiencia
para llegar a la conclusión,
incluida la experiencia ajena?

Si pudieras decir:
espera, guardo y pruebo esto
y si falla cargo de nuevo o
voy al punto de guardado
y te digo.

Que alguien me explique
los trucos para ganar vidas,
dinero y accesorios
porque no los encuentro
ni en internet ni en las guías.

martes, 13 de septiembre de 2011

Disecar emociones

Es hermoso ser capaz de escribir
sobre aquello que nos resulta extraño.
Versificar la alegría, el daño,
sin hacer falta todo ello vivir.

Todos esos sentires exhibir:
estar enamorado, ser huraño,
éxtasis, amargura y con paño
al otro verso ánimo reescribir.

Narración de fábulas e invenciones
recolectando varias sensaciones
siendo estas propias, en ocasiones.

De lo teórico sacar lecciones.
Analizar sin vivir emociones.
Disecar el corazón, sus canciones.

En lo alto

Te esfuerzas.
Miras adelante
o al menos lo intentas.
Parece que no haya lugar
para la esperanza
pero pese a todo
sale el sol un día más.
Aunque a ratos
dirías que no tiene brillo.