domingo, 1 de mayo de 2011

Decisiones

Muchas veces me he debatido
entre el valor y la cobardía.
Muchas veces he intentado
discernir la razón del corazón.
¿Hay que intentar algo
cuando no sabes si realmente
es eso lo que deseas?
¿Arriesgarte, y lo que es peor,
ocasionar tal vez dolor ajeno
en tu búsqueda?
No distingo del todo
si el análisis es correcto
y puedo defender una postura,
seguir una senda y
intentarlo... o
seguir diseccionando a la emoción
con la esperanza de que no se pierda.