martes, 25 de mayo de 2010

Tres conceptos

Dedicado a los corruptos. A todo cerdo le llega su San Martín

Un servicio.
Un compromiso.
UN DEBER.

Se expresa la voluntad
de ofrecer un servicio,
en la medida de las posibilidades,
a las personas que crean en él.

Se expresa un compromiso
de defender las ideas
y los valores por los que
las personas le han designado.

Se acepta la responsabilidad
de acometer un deber
por y para las personas
que dependen de él.

Un servicio.
Un compromiso.
UN DEBER.

Se valora un servicio
analizando pros y contras,
menos para las personas
que para él.

Se valora un compromiso
haciendo incapié en semántica
del límite que hay
entre las personas y él.

Se valora un deber
partiendo de lo subjetivo
para esquematizar su contenido
y lo que para él significa.

Un servicio.
Un compromiso.
UN DEBER.

No se realiza un servicio
tal como debía hacerse.
Errando las acciones.
Dañando a las personas.

No se cumple un compromiso
con plena conciencia de ello
y a los ojos de tantos
sin ni pedir disculpas.

Se falla ante un deber
por decisión tomada.
En su carne propia la deshonra;
en ajena, sus consecuencias,

Sin compromiso,
ética y lealtad
sólo una senda hay:
la que nos conduce a fracasar.