sábado, 11 de octubre de 2008

Poesía acarpa(XIV): Leyendo

Las nubes, indecisas,
se arremolinan en la altura.
La madera del banco cruje
cuando me siento.

Abro el libro.
Tras pocas líneas
me adentro en un mundo distinto,
en una situación nada parecida,
en una piel que no es la mía.

Solo el croar de las ranas,
en la charca a unos pasos,
me trae de vuelta.
A esta piel que es la mía,
a esta situación ya conocida
y a este mundo en que me incluyo.

Las nubes siguen allí
cuando me levanto.
El banco solo gime un momento
y observa cómo me alejo.

viernes, 10 de octubre de 2008

Poesía acarpa(XIII): No defallezcas

Visitante, tú que albergas
pensamiento de lo que esperas encontrar,
esperanza de lo que te gustaría hallar
y curiosidad por ver qué encuentras

no defallezcas cuando tu visita
semeje conducirte a un hallar frustrado.
Pues a veces al no observar
algo que esperamos ahí fuera

se nos muestra algo nuevo dentro.
Algo esperado allá lejos
resulta que lo tenías a un lado
pero hasta el momento yacía oculto.

Otras veces por el tremendo ahínco
focalizado en el punto deseado
que no por ello es el de encuentro,
llega frustración sin saber del disparo errado.

Así pues, tú que has deambulado tanto
regresa ya, a no más tardar,
que tal vez la lumbre de tu hogar
guarda lo por tan largo anhelado.