miércoles, 16 de abril de 2008

Poesía inopinada(XI): Añoranza

Como te añoro, cariño,
porque me falta el sol,
me falta el aire,
al no estar a tu lado.

La mejor parte del tiempo
la que dedico a verte
con aquella foto que me diste
y siempre guardo en mi alma.

Mi vida, si vieses en qué condiciones
debemos luchar y morir
según dicen por la patria...
Dios se fue de aquí hace tiempo.

La parca nos ronda,
constante, en cada hora.
Los amigos que se fueron
al fin se alejaron de esta pesadilla.

Desearía poder regresar y no morir aquí.
porque mato hombres, mis enemigos
y los restos de su aliento en mi rostro
le dirán a Dios que merezco el infierno.

Sólo por ti mantengo mi integridad.
Sólo por ti no cruzo el umbral
que me lleve a la insalvable locura.
Sólo tú me mantienes vivo.

Su artillería sobre nosotros,
las cargas a bayoneta,
los gritos, los disparos,
¿a quién le puede gustar esto?

El único remedio que queda,
la única válvula de escape
a la horrorosa realidad
es aferrarse a los seres queridos.

Así pues, entre el fragor de la batalla,
con las balas silbando por doquier
pienso en los agradables momentos pasados,
tú y yo, felices ambos.

Nuestras excursiones por la campiña,
Cuando...
Dios sabe que quería regresar.
Dios sabe que te quie...

Poesía inopinada(X): Alameda

Una fina lluvia sobre la alameda.
El agua corriendo,
golpeando la madera,
las hojas,
el suelo y las rocas.
El aroma de las gotas
arrastrado por la brisa.
Olor a madera mojada,
a aire limpio,
a tierra empapada.
Las nubes, poco cargadas,
descargan con prisa
y estruendos delimitan su marcha.
Se abre un claro a la mañana,
las nubes se disipan con miedo
al surgir la lumbre celeste.
al rato cambia todo;
la madera ya no mojada,
el aire se seca
y la tierra deja de estar empapada.
La luz a través de las copas
y el sonido de los pájaros entre los árboles.

Poesía inopinada(IX): Sangrante corazón

Un escalofrío recorrió su espalda
al tacto del frío acero
que recubría aquel corazón.

Un corazón aún sangrante,
goteante de tristeza y soledad
cosido con alambre de púas.

Decidió intentarlo al menos
y acarició de nuevo el frío metal
ignorando sus yemas.

Poco a poco el metal se calentó;
poco a poco la sensación de frío cesó
y la herida empezó a cerrarse.

Las púas se separaron de la carne.
El alambre se destensó y dejó de apretar.
Las barreras se fundieron hasta desaparecer.

Ya era más fácil de acariciar.
Con el cariño, tacto y paciencia
finalmente se mostró internamente.

lunes, 7 de abril de 2008

Kill Burro

A veces las palabras te hieren,
te dañan, te matan.
Algo que lees, que escuchas
o que tú mismo escribes.

miércoles, 2 de abril de 2008

Poesia en català(XIV): Arribada a Tallum

Benvingut, caminant,
seu una mica i descansa
doncs avui és jorn calorós
i per ací fem festa.

Té,
tasta aquest vi de la terra.
Clar que és bo,
aquí tenim mètode propi.

Has de saber que avui al poble
celebrem que ja fa un bon munt d'anys
el nostre fundador s'hi instal·là
i li donà el seu nom.

Noi! Jo xerrant i resulta
que no saps on t'han dut les cames!
Estàs a Tallum de Savall.

Qui sóc jo?
Ben poca cosa,
res més que un eixelebrat.
Complicat com la bardissa.
Hom em diu Eibàs.

No veig perquè no.
Ara no feia res
i m'agrada mandrejar pel poble.
Compta amb mi per ensenyar-te'l.

Ja has descansat?
Llavors deixa'm fer un últim traguet
i anem a fer un tomb.

Poesia en català(XIII): Vida

Néixer.
Crèixer.
Aprendre.
Madurar.
La vida és un cicle
que indubtablement
ens condueix a la mort.
Pel camí,
tot i això,
hi ha moltes primaveres,
moments tendres i postes de sol.
Buscar.
Estimar.
Educar.
Ajudar.
Tothom considera sempre
a algú apart de l'individu.
Pensant-hi
s'abandona l'egoisme
i s'empra la germania.
Descansar.
Observar el món.
Valorar l'estada.
Morir.

martes, 1 de abril de 2008

Poesía inopinada(VIII): Siente

Detente un momento y escucha el sonido
rítmico que tira del brazo.
Siente: te empapa el ser y nubla el sentido.
Si te dejas llevar, ni que un momento,
pena se alivia en su regazo.

Ponte en pie, lejos la silla y pensamiento.
Siente por tus brazos, tus piernas,
un cálido fluir. Disfruta el momento.
Será algo raudo y fugaz. Se te hará corto.
Rato sin molestias externas.

Deja que tu corazón, por tiempo corto,
disfrute y se empape al completo.
Con espíritu sumergido, absorto.
Una extraña sensación de bienestar
que se infiltra dentro en secreto.