miércoles, 23 de enero de 2008

Poesía interna(XI): Fronteras de éste mundo

Con lo frágil que es la vida.
Lo delicada que es nuestra piel,
nuestros ojos, labios,
lengua, huesos y tejidos.

La facilidad con que,
en un momento,
toda la tranquilidad y estabilidad interior
se puede quebrar en mil pedazos.

El ser humano.
Ése laberinto tan intrincado
construido sobre una base de cristal
del más fino y hermoso.

Un simple objeto cualquiera,
sin necesidad que sea de frío acero,
ya puede destruir nuestra integridad.
Señal de que aún pertenecemos,

por más que les pese a algunos,
a la naturaleza propia de éste mundo.
Como todas las cosas
que conforman gaia;

Como todas las cosas
creadas por mano humana.
Moriremos
y al convertirnos en polvo

daremos paso al siguiente eslabón
de la interminable cadena.
Puede parecer triste, desolador,
pero personalmente me pregunto:

¿Qué valor tendría la vida
de no existir la muerte?
Puedo parecer frívolo,
incluso alguien me tachará de insensible,

mas la vida,
sin muerte,
no es nada.
No pueden vivir separadas.

Un nacimiento.
Una defunción.
Son el momento en que alguien
entra o sale en el ciclo de la carne.

Unos ojos que se apagan.
Unos pulmones que se llenan por primera vez.
Un corazón que se detiene.
Las primeras sensaciones de un mundo nuevo.

Vida y muerte.
La tenue marca de un matiz
que ahora mismo me muestra
que al escribir esto estoy vivo.

Poesía interna(X): Puede ser mediocre, pero es poesía

Te puede parecer mediocre.
Te puede parecer una pérdida
de tiempo y energía.
Puede parecerte incluso repetitiva,
pero, ¿sabes qué?
Por peor calidad literaria que tenga,
el sólo plasmar y expresar un sentimiento
eso ya es poesía.
¿Nunca se te ha ocurrido pensar
que quizá es tuyo el error
y no de los poetas aficionados?

domingo, 20 de enero de 2008

Poesía interna(IX): Pura felicidad

Los primeros rayos del sol
asoman encima el monte.
Un conejo corriendo entre matojos,
olfatea el aire
y se esconde.
Un pájaro a lo lejos
saluda al nuevo día
con melodía de acompasadas notas.
La luz entre los árboles
muestran en el suelo,
helado por la noche,
huellas fugaces
de animales nocturnos.
Poco a poco el rocío se esconde
mientras el bosque despierta.
El aire puro circula libre
transportando el aroma de mil flores
que justo empiezan a abrirse.
No muy lejos junto a un riachuelo,
simultáneamente, las hormigas
cargan por un caminito hojas verdes,
una rana le canta a su enamorada,
quién la escucha atenta,
y un par de ardillas jugetean persiguiéndose.
En éste entorno idílico,
rincón de paz verdadera
fruto de la naturaleza,
fácilmente podemos abandonarnos
y en un santiamén nos encontraremos de nuevo.
Purificados por dentro,
en un vacío apacible,
con una paz inesperadamente profunda.
Felices realmente.

Poesía interna(VIII): Sin inspiración

Es una sensación curiosa
el querer escribir
y verte abandonado por las musas.
Notar las palpitaciones
desesperadas de la mente
buscando un filón en el cerebro.
La mirada bailando entorno,
buscando una señal,
una fuente de inspiración,
un algo.

Un algo con que avivar
la tenua y ansiada luz
del escritor en potencia
que todos llevamos dentro.

Mi mente ha palpitado.
Mi mirada ya está exhausta
después de tanto agitar
falto de resultados.
Será que hoy mi musa descansa
sin molestarse en avisar,
ni siquiera dejó una nota.

Pensándolo bien,
está bienque se tome algún día
para descansar de su arduo esfuerzo
para hacerme escribir algo
que al menos no sea
infumable,
que no produzca arcadas al ser leído.

En todo caso
y si la veis yo no os lo he dicho,
es un placer el tenerla cerca,
fruto de alegría nuestro trabajo conjunto
y un honor que mi escribir asista.

sábado, 19 de enero de 2008

Poesía interna(VII): Cambios internos

El sonido de una bocina
que se aleja.
Una suave melodía
devorada por el trajín de un convoy.
Así se me muestra la escena
cuando siento que una parte de mí
muere.
Siento un nudo en la garganta.
Una soga que me oprime el cuello,
pues en momentos como éste,
uno no sabe si debe celebrarlo
o encargar una corona de flores.

Poesia en català(X): Soroll que trenca la nit

La pluja repiqueteja,
sòrdidament, a la teulada.
Discorre per l’empedrat.
Només la lluna l’ha mirada.

En la foscor del carrer
i la humitat de la pluja
Algú travessa una porta,
amb un sabre a la mà puja

Les escales que grinyolen
sota el seu pes i el dels anys.
Un soroll trenca la nit
amb un crit: li ha causat danys.

El mateix algú d’abans
baixa corrent, malferit.
Rere seu se li acosten
dos. Veient-lo atemorit

Mostren les dents groguenques
com fruit dels seus somriures.
Un s’adelanta i s’atansa
al ferit, que no diu res.

- Al cor o al coll? – Li pregunta.
L’altre respon amb gest ràpid
i l’apunyala al genoll.
El primer cau amb gran estrèpit.

Pesat diluvi els colpeja.
Què més dóna el resultat
si en tot cas, sigui el que sigui,
l’aigua la sang s’ha emportat?

martes, 15 de enero de 2008

Poesía interna(VI): Rojo y verde. Negro y gris

Rodeado de ceniza,
polvo y destrucción
en un pequeño hueco
del árido y negruzco suelo
plantó una diminuta simiente.
La tapó con cuidado esmero.
La regaba diariamente
consumiendo en parte
la poco agua que tenía.
Un día, tan gris como los demás,
un pequeño brote
verde
resurgía tímido de la tierra
gris.
Poco a poco fue creciendo,
bajo su mano protectora
y sus cuidados.
Hasta que en un momento,
determinado por el azar de la naturaleza,
surgió una flor
y sus pétalos miraban al mundo.
Rojos,
parecía que desafiaban
al gris imperante alrededor.
Pasaron los días y las noches,
los meses y los años,
y con cada nueva simiente,
con cada nuevo desafío,
unos pétalos rojos
permanecían allí,
bajo sus cuidados,
mostrando a aquel triste mundo
que aún tenía lugar para lo hermoso.

martes, 8 de enero de 2008

Poesía interna(V): Déjame amarte

Debe ser cierto
que eres tú,
amor,
la única.

¿Será innato éste sentimiento mío?
¿Será mi destino éste anhelo?
La respuesta sólo Dios
me podría decir
pero qué más dará
si ya lo siento.

Si estás aquí.
Si me das la mano.
Si se unen nuestros labios.
Si es de ambos éste anhelo.
Si puedo acariciar tu rostro.
¿Qué importará todo lo demás?

Vive,
no seas
un gran sueño.
Déjame amarte.

Poesía interna(IV): Por Esparta

Permanece,
se repetía.
Por tu honor,
por tu patria, casa, tu familia.

No te puedes permitir
concederle a tu astuto enemigo
un palmo más
de la tierra que pisan tus pies,
pensaba.

El frío de la mañana
entumecía aún sus movimientos.
El rocío de la noche aún restaba
sobre su piel, su escudo, su capa.
Mas no aún en su lanza.
Allí un cálido tinte púrpura
lo había sustituido ya hacia rato.

Había permanecido en su lugar.
Junto a sus hermanos.
No iba a permitir que destruyesen su mundo.
Que avasallasen su Polis, su Esparta,
que su esposa, hijas y hermanas
acabasen como esclavas, furcias y fulanas.

No mientras él viviese.
No mientras le quedase un sorbo de aire.
No mientras tuviese una lanza.

sábado, 5 de enero de 2008

Poesía interna(III): Canta libertad

En honor al oprimido,
a las víctimas de expresar lo que piensan,
a los torturados en su cuerpo o espíritu,
o en ambos.

En honor a los muchos y muchas
que a lo largo de los anales de la historia
han vertido su sangre y han vivido el sufrimiento
para evitarles la vivencia a otros.

En honor a aquellos que tentaron a la suerte,
que miraron a la muerte a los ojos,
se enfrentaron a ella y lucharon
para defender una idea que consideraban justa.

En honor a aquellos padres y madres
que con inmenso sacrificio y jornadas laborables interminables
luchan ferozmente con uñas y dientes
para evitarles a su descendencia su situación.

En honor a todos aquellos
que ante un mar tempestuoso
apremian su grito y lo defienden con inquebrantable ahínco
pese a todas las amenazas.

En honor a los pobres y necesitados,
que al compartir lo poco que tienen
con los aún más desamparados,
es como si entregasen el mundo entero.

En honor al espíritu fuerte
que ante la burla y el griterío
no han abandonado la serenidad
y han permanecido en su trinchera.

En honor a todo aquel disconforme
que en lugar de tirar la toalla
y ocuparse solamente de lo propio
ha intentado mejorar lo común.

En honor a los que han fracasado
en su empeño de hacer de éste un mundo mejor.
No habeis fracasado,
habeis plantado la semilla que más adelante germinará.

En honor a todos ellos
y al resto de la humanidad
resiste tú también en tu trinchera personal
y canta libertad.