jueves, 29 de noviembre de 2007

Poesia en català(VIII): Pedrera de Martorelles

Pedres blanques, grises i brillants.
Silencioses vora la pineda.
Guaiteu des d'aquest cim de la carena
el poble que, a poc a poc, als vostres peus es fund'a.
L'home us mirà amb ulls d'avaricia,
i amb aquesta mirada afamegada
us dinamità i extregué de la terra.
L'oblit a la fi va portar-vos la pau enyorada.
La falta de benefici sols deixà aquests edificis buits
que a la vostra falda encara es troben,
silenciosos fantasmes del treball passat.
Així doncs, estimada pedrera,
gaudiu del repòs i admireu aquesta terra.
Perquè qui sap si algun dia
tota aquesta verdor i pedra grissenca
només la recordarem pel nom
de pedrera de Martorelles.

Poesía emotiva(XXIV): Mirada perdida

Lentamente sacó un paquete
de cigarrillos de su bolsillo.
Colocó uno en sus resecos labios.
La llama que lo hizo prender
del mechero ante su rostro
ni siquiera se reflejo en su mirada.
El silencioso asesino llenó sus pulmones.
Mas él permanecía imperturbable.
La mirada perdida, desaparecida,
que atravesaba el río, el parque,
todo lo que se le mostraba.
Pasado el tiempo
fue filtro y ceniza lo que arrojó al vacío,
flotando en el aire,
cayendo hacia el abismo.
No estaba realmente
en aquel puente oxidado,
sentado en ademán distante.
En realidad no estaba allí,
ni en ninguna parte.
Su mente vacía, en paz,
aunque sólo por un rato
andaba perdida, desaparecida,
en el fondo de su corazón
y no encontraba la salida.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XXIII): Incertidumbre

¿Por qué a veces nos hacemos
las cosas tan complicadas?
¿No puede bastar
con un sí o un no?

¿No puede haber bastante
con un blanco o negro,
sin matices?

¿Por qué tiene que entrometerse
el puede ser, el quizá,
y joderlo todo?

Será que me planteo
demasiadas preguntas
que no soy capaz de responderme.

Puede ser, y quizá es
que aún espero tenerlo todo
y me da miedo quedarme
sin nada.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XXII): Celeste abrazo

Estás triste, te parece
que no tienes a tu lado
a nadie, pero acontece
nuestro Dios siempre te ha amado.

Por más solo que te sientas
piensa: Él siempre estará.
Es muy probable que sientas
que tu pena alibiará.

¿Acaso no sientes ése
celeste abrazo?
Cuéntale lo que te pese,
no le causarás rechazo.

Te ama y paciente espera
que tú vuelvas. Que regreses.
Verte en bondad verdadera.
Con el corazón le reces.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XXI): Nadie más

Tú, nadie más que tú,
eres el único dueño
de tu propio destino.

Nadie más sufrirá
los efectos de causas
que surgen en tu mente.

Alterarás el mundo
si te cambias a ti mismo.
Mejor en positivo.

No se te juzgará
por cosas que te hicieron.
Será por tu respuesta.

Si respondiste al odio
con un odio aún mayor
que al fin te consumió.

Si ante una injusticia
permaneciste quieto,
si te desentendiste.

Si al ver el sufrimiento
de pobres semejantes
rechazaste ayudar.

Y así con muchas otras
acciones que generan
cuál será tu destino.

Así que, como todos,
prosigue con tu esfuerzo
y espera recompensa.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Poesia en català(VII): Tràgic desenllaç

L'esperança d'un senzill,
agradable i tranquil desenllaç
s'esgota tràgicament
juntament amb la seva respiració.
La sang que li dóna la vida,
el tresor magenta que el reté entre nosaltres,
s'escampa calmadament al seu voltant.
Mentre s'apaga la llum dels seus ulls
observa com el policia
se li acosta tot guardant la pistola.
Creua l'entrada del banc
i s'agenolla just al costat del bassal
on el desafortunat lladre s'enfonsa a la fosca.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XX): Agradable paseo

Camino solo. Entre tinieblas.
Mis pasos avanzan con firmeza.
Sólo ellos irrumpen en el vacío sonoro
del paisaje exempto de personas que me rodea.
La suave melodía
del estridente silencio
me envuelve en cálido abrazo,
al ignorar mis pasos.
Observo el mundo, los elementos de la naturaleza.
Sus elementos presentes en la noche.
¿Por qué temer al hallarse
en algunos tramos de éste camino que es la vida
solo, sin compañía alguna?
Es en la soledad,
en el diálogo interior
entre el corazón y la razón,
cuando se plantean mejor
las dudas a Dios.
Hallándose uno en un tranquilo paseo.
Notando como el viento, aire purificador,
le golpea a uno el rostro y vacía
calmadamente nuestra mente.
Dejándome alegremente
una serenidad que mi espíritu ama.
A lo lejos, las luces.
No me he alejado mucho de la civilización.
De el mundo, lugar al que pertenezco.
Con sus rasgos agradables y los que causan estupor.
El orbe, lo que debería ser,
pero no es.
El orbe, lo que no debería ser,
y es.
Vivimos, deshilachamos nuestras vidas,
sobre una gruesa tela
de intenciones entrelazadas.
De intentos, objetivos.
Ése es el mundo,
un sueño permanentemente no alcanzado.
Un deseo atragantado
de alcanzar, lograr, la utopía.
Es el ímpetu absentista,
la musa a media jornada,
la fortuna con collar,
y atada a un árbol.
Sin darme cuenta mi andar
me ha traído de vuelta.
Mi naturaleza, humana,
tira de mi con fuerza,
hacia mi presunto lugar.
A un paso ya hay la luz
tenue de una farola.
A un paso se me muestra
el sendero por donde se supone
mi vida debe proseguir.
Por un instante mis pies descansan.
Prosigo, alterando el rumbo,
dirección, nuevamente,
a lo desconocido,
a la realidad que permanece
entre tinieblas.
Evitando éste paraje, que ya conozco.
Luego regreso.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Esos pequeños diablillos...

Vaya, ahora que me fijo hace ya un poco de tiempo que no hago ninguna entrada que no sea un poema...(o intento de ello) Será que he encontrado una afición con la lírica 8D
Bueno, será cuestión de romper de vez en cuando ésa mecánica.
Mi día a día transcurre con cierta monotonía. Entre semana voy al instituto, dos tardes hago catequesis-pobres niños, jeje- y los fines de semana trabajando, cómo no, de camarero.
Es curioso como he acabado haciendo catequesis cuando yo justamente en su día era de esos niños como a los que ahora tengo que intentar enseñar algo yo. No paraba quieto y hasta no me dejaron actuar en el pesebre parroquial por eso mismo, por ser un trasto. Será cuestión de justicia divina. No, pero hablando en serio, me ha chocado como el enseñar a niños te hace olvidarte de todo lo malo aunque sea por un momento. Cuando alguna vez he ido de no muy buen humor o directamente con un humor de perros y sin ganas, al empezar todo eso parece que se evapore. Y acabo saliendo de buen humor-aunque sean unos bichos que no paran quietos ^_^-.
Profesores, ahora os comprendo un poquito mejor. ¡Paciencia en vuestra tarea!
Sed felices,

Senofrari

jueves, 8 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XIX): Cazador

Un aullido rompe el silencio
bajo la luz de la luna.
Por unos instantes la luna
se oculta tras leves nubes
y sumerge el mundo
en la oscuridad absoluta.
Leve brisa acaricia
el suave pelaje de su lomo
mientras él, Canis lupus,
observa a su presa.
No le quita los ojos de encima.
La olfatea, la escucha,
sus claras pupilas resiguen su cuerpo.
Tensa sus músculos,
permanece inerte por un instante.
Y tras una señal invisible
entra en acción el mecanismo
que con una carrera y algún mordisco
mancha sus fauces y hocico
con la oscura sangre de su presa.

Poesía emotiva(XVIII): Embarcación que me sustenta

Permanezco en un mar
bravío, de carácter fuerte.
Permanezco a flote
por un frágil bote
que a cada instante
da impresión de querer hundirse.
Pero resiste y soporta
todo el abatimiento, cansancio,
que a mi ya casi me ha vencido.
Pasan los minutos, las horas,
y el gigante azul
se tranquiliza, relaja.
Mi fiel protector,
salvador de mi vida,
me lleva hasta la costa.
Con su último estertor
me deja suavemente
en la playa.
En su último momento, de vida.
Gracias, amigo,
por salvarme.
Gracias, amigo,
por no abandonarme.
Nunca podré olvidar
tu sacrificio para salvarme.
Siempre te llevaré en mi corazón,
agradecido.
Siempre te recordaré,
con amor.
Descansa tranquilo.
Ya has logrado tu objetivo.
Cuando el tiempo estaba en contra,
te mantuviste y soportaste
los vaivenes de la fortuna.
Por tu sacrificio, tu ayuda,
puedo proseguir con mi vida.

Poesía emotiva(XVII): Confía en nuestro padre

Tranquila, no sufras más,
que hallarás amor algún día.
No te impacientes,
que con ello sólo aumentarás
tu hiriente malestar.
Ten fe y confía
en la acción de Dios, nuestro padre.
Si es su voluntad, amado hallarás
en su justo momento.
Si no lo es, hazte a la idea.
No se puede navegar a contracorriente
cuando ésta tiene tanta fuerza.
Y la suya es infinita.
Deja los motivos de tu preocupación
en manos divinas.
Mas permanece atenta, no te alejes,
que esto no significa
que te puedes desentender.
Simplemente, llanamente,
déjale a Él la iniciativa.
Él sabe cuidarte, no temas.
Es como el padre amoroso,
del que todas las cosas
están en sus manos.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XVI): Luz de invernal ocaso

En una fría mañana
entre nieve me abrí paso
para poder ver, lejana,
la luz de invernal ocaso.

Te vi llegar a lo lejos.
Tu luz me cegaba al verte.
Mas la nieve ante mis ojos
en riachuelo se vierte.

Tú has provocado el final
De la oscura, fría época
De mi ser. Ocasional,
Verte tristeza derroca.

Has sido el rayo de luz
que ha iniciado un nuevo día.
Sólo verte a contraluz
pena desaparecía.

¿Cómo puedo agradecer
lo que has hecho por mi?
¿Cómo puedo agradecer
el verte aquí, junto a mi?

Viniste sin yo llamarte.
Viniste sin yo esperarlo.
Viniste y por el amarte
corazón logré sanarlo.

A mis ojos eres ángel.
Bella imagen de bondad.
Y me encuentro en un vergel
de emoción. Grito: ¡Admirad!

Poesía emotiva(XV): Rumbo al infierno

No pelees, forcejees
pues no te vas a librar
del lugar donde te llevo.
Triste prisión: infierno.
Por tu obrar te llevo allí,
mal, contra tus semejantes.
Ya llegamos. Yo tirando.
Ante nosotros se muestra
tu nuevo y eterno hogar.
La tétrica fortaleza
se levanta sobre piedra.
El acceso un puente estrecho.
No tires que nos caeremos
al agua de alrededor.
Donde oscuras, fugaces,
profundas formas vigilan.
Mejor no las visitemos.
Y llegamos a la entrada.
Tú ya tarde arrepentido.
Te entregamos a guardianes
y mi maestro me guía,
con permiso de visita,
a través de la prisión.
Veo cosas no agradables,
ése tan profundo abismo,
donde sumerge la mente
humana con el sufrir.
Nos vamos. Cruzamos raudos
puente y volvemos al mundo.
Mal recuerdo me he llevado.
Amarga lección tomada.
Será cuestión de ser bueno.
No acabar en tal lugar.

martes, 6 de noviembre de 2007

Poesia en català(VI): Rendit entre la pluja

La pluja repiqueteja, sórdidament, sobre l'asfalt.
Un instant de llum entre la fosca
i a la llunyania resona un tro.
L'aigua, inquieta, es dispersa per el sòl
i marxa carrer enllà.
L'home resta allà, enmig de les gotes de pluja.
Mullat fins al moll de l'òs, amb l'aigua rajant-li per sobre.
Resta quiet, pensaròs,
amb la mirada perduda sota els seus ulls clossos.
Tot sol, enmig del carrer,
en clara imatge de la seva follia.
I resulta ser com un objecte inanimat.
I resulta que l'única llum que mostren els seus ulls
es la dels llampecs reflectits en ells per un instant.
Amb tota la roba empapada
i els braços penjant-li als costats,
sense cap intenció de protegir-se de la pluja.
S'ha rendit,
ha abandonat enmig de les dificultats.
I allà resta, palplantat,
entre la pluja.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XIV): Sueño anhelado

Debe ser un sueño, una fantasía,
que se me muestra vivida, en éste instante.
El suave contorno de tus mejillas,
tus labios, tus ojos.

Entonces oigo tu voz suave, tierna,
que en un cálido y cercano susurro
convierte mi ansiado sueño
en una idílica realidad.

Y me dices que me quieres, que me amas.
Y me clavas tu mirada, preciosa.
Mi ser pierde el sentido de la realidad
pues mi mayor anhelo surge ante mi mirar.

En un abrazo largo, intenso,
percibo tu emoción reprimida.
En un beso dulce, apasionado,
te describo mi ser, mi alma, y te la entrego

Poesía emotiva(XIII): Aquí yace

Aquí yace una esperanza,
un sueño no consumado,
un pudo ser pero jamás será.

Aquí yace una ilusión,
un corazón herido mortalmente,
una mirada cautivadora.

Aquí yace una intención,
agotada, de colmarte,
de amarte profundamente.

Aquí yace tu oportunidad,
la mía... la nuestra.
Descanse en paz.

Poesía emotiva(XII): Suspiro

Suspiro por ti,
por tu ausencia.
Mi corazón gotea tristeza
Se estremece entre sollozos
al no verte aquí,
a mi lado,
sino allí, en la lejanía,
fría como nevada invernal.
Cortante como sable oxidado.
Y herido por tal arma
suspiro, cansado,
por tu ausencia,
por ti.

viernes, 2 de noviembre de 2007

Poesía emotiva(XI): La duda

La duda, agotadora,
deambula tranquila
por las callejas de mi corazón.

Qué camino tomar,
cuál será la decisión correcta.
La respuesta, jugetona,
ignora mi anhelante suspiro.

Todos sufrimos diatribas
y jugamos al azar,
lanzamos un dado al invisible,
confiamos en la intervención divina.

Mientras ésta no querida transeunte
recorre nuestras calles
vemos nuestro futuro,
el fruto de nuestras acciones,
trastavillar, mantenerse
sujeto por frágil soporte.

Oh, tiempo al tiempo,
ya se verá clara la respuesta,
alguna voz pronunciará
pero el tiempo transcurre
y apremia nuestros corazones.