miércoles, 27 de junio de 2007

Pseudopoesía(VII): A la luz de tus ojos

Hace un día soleado,
un día tan soleado
que todos los animales
huyen de estos lugares.

Mas yo aquí permanezco
pues a tí, mi amada, espero
y sólo una palabra tuya
podrá hacer que de aquí huya.

Una palabra, mirada,
sonrisa o llamada
bastará para alterarme:
mi corazón va a saltarme.

Esos tus ojos preciosos
sendos faros luminosos
en mi grisaceo despertar
consiguen sombras apartar.

Una sonrisa en tu rostro
con eso yo ya me postro
asombrado ante tanta
hermosura, que me encanta.

Te lo dice un ignorante
pero de mitos amante:
Soys, más que las ninfas, bella
belleza, sois ella.

viernes, 22 de junio de 2007

Pseudopoesía(VI): Amada, yo te clamo

La lluvia golpea mi rostro
el agua me empapa, entero.
Me purifica, me despeja
arranca las malas ideas.

Vacío mi mente, exhausto
sólo una idea permanece:
ten por seguro, te esperaré
incluso si pasa mi vida.

Ahora mismo no sé donde estás
puede que estés al otro lado
de este nuestro frágil planeta.
Mas yo sé que existes, donde estés.
En el cielo, infierno, tierra
tarde o temprano te hallaré.

Sin duda moraré contigo
si tanto honor merezco hallar
y dedicaré la eternidad
a complacerte, verte feliz.

Si quieren llámenme romántico
pero en mi corazón, mi alma,
sé que existe una hermosa dama
y que nuestras almas encajan.

Te buscaré con esfuerzo,
sufriré mientras voy buscando
mas al final cuando te encuentre,
en esta vida o en el después,
mi corazón exultará
desbordará felicidad.

jueves, 21 de junio de 2007

Nota breve

Nuevamente escribo en este blog, saco de mis pensamientos e incongruencias personales.
Al fín ya ha llegado el verano: calor agobiante, dejar de estudiar y ponerse a trabajar... Pero como todo tambien tiene su lado positivo: las chicas van en bikini, hace mejor tiempo...


Últimamente he intentado escribir alunos poemas. Digo que lo he intentado ya que como no soy un entendido en poesía no sé lo bien que lo he hecho. Pero bueno, se hace lo que se puede. Es algo que nunca antes había probado exceptuando algún verso forzado como redacción o cosas similares. Ya iré escribiendo las que se me ocurran(si a alguien no le gusta lo que lee ya sabe donde está la crucecita del navegador). Es una manera agradable de plasmar lo que uno siente por dentro. Recomiendo probarlo.


Ya escribiré con mayor extensión un día de estos.Sed felices,
Senofrari

miércoles, 20 de junio de 2007

Pseudopoesía(V): Pido perdón

Es temprano
las luces parpadean,
y se apagan.
El sol golpea mi rostro
mientras los gorriones mis oïdos.

Estamos a solas
tú y yo. Señor y lacayo.
En mi mente me postro ante ti,
en mi cuerpo permanezco inmóbil, impávido.

Perdón.
Pido disculpas por mi falta cometida.
Es un ademán sincero,
muestra de vero arrepentimiento
de mis actos contrarios a tus designios,
divinos, faltos de todo mal.

Más hay una condición que me pesa.
Soy humano, soy pecador.
Ante ti me humillo
pidiéndote clemencia
y tu ayuda
pues es mi deseo actuar correctamente
y tu el camino.

viernes, 15 de junio de 2007

Pseudopoesía(IV): Mi llave

Un suspiro, profundo
surge de mis entrañas.
Viento fuerte y helado,
¡aleja mis desgracias!

Surge un claro en la altura
una figura alada
me da una llave pura
con alegre mirada.

Esa es mi propia llave
que abre, finalmente,
mi corazón: suave
ya no más falleciente.

¡Despierta! Tu letargo
al final ya concluye.
¡Basta sopor amargo!
Y la sombra ya huye.

domingo, 10 de junio de 2007

Reflexiones introductorias(VI): Sobre lo importante

Al fín, ¡ya estoy de vacaciones! Ahora ya a trabajar este verano y el curso que viene tomarme en serio las asignaturas a repetir.

Al respecto del hecho de repetir hasta me extraña un poco lo bien que me lo he cogido. Ante todo hay que aclarar que no ha sido premeditado y si veo que me lo cojo con el mismo plan lo dejo y me voy a trabajar. Por esto puedo decir con toda seguridad que no repito para estar un año más sin trabajar a jornada completa. Eso sólo lo hacen los parásitos.

Desde el planteamiento o enfoque que tenía antes el hecho de repetir habría sido un golpe muy difícil de aceptar. Me lo hubiese tomado como una muestra de fracaso y como indicador de que no estoy a la altura. Pero yo me pregunto: ¿a la altura para qué?

Uno debe darse cuenta de que el verdadero objetivo de todas sus acciones, el fín al que todos y cada uno de nosotros intenta llegar es a ser feliz. Puede sonar utópico. En mi opinión todos trazamos una función que tiende a la felicidad pero que nunca la alcanza.

En cambio ahora se me muestra como algo que simplemente ha acontecido. Un pequeño bache en mi búsqueda personal de la felicidad, al que no se le debe dar más importancia de la que realmente tiene. Todo depende de las acciones consecuentes a este acontecimiento. Esta claro que perder todo un año de mi vida para repetir un curso no es muy positivo, pero si esto ha acontecido por motivos ajenos a mi voluntad y no lo he podido evitar qué se le va a hacer.

Creo que a veces le damos demasiada importancia a cosas pueriles mientras que las que lo son en realidad se nos aparecen como secundarias. Nos centramos en unos aspectos de la vida prescindiendo o ignorando en gran medida del resto. Siguiendo este esquema mientras nada falle no hay ningún problema. Pero si en un momento determinado nuestra seguridad en lo que hacemos flaquea, o nuestra efectividad trastavilla podemos sentirnos un poco perdidos al mirar a nuestro alrededor [metafóricamente].

Una diatriba que me gusta plantear para mostrar mi enfoque es el siguiente: ¿Qué preferirías, ser el director de un hospital y vivir estresado y amargado o ser el encargado de mantenimiento y vivir la mar de feliz?
Sed felices,

Senofrari

viernes, 8 de junio de 2007

Pseudopoesía(III): Diamante de pelo rizado

Me puede sonreír la suerte,
puedo estar contento y alegre.
Mas mi corazón no estará colmado
si me faltas tú.

Puede que haga un tiempo espléndido,
sólo fluya felicidad;
pero mi alma siempre estará sedienta,
si me faltas tú.

Si me faltas tú, querida,
caminará siempre mi alma
ausente, perdida.

Sólo que tú me faltases
mi corazón ya temblaría:
te quiero, mi vida.

lunes, 4 de junio de 2007

Pseudopoesía(II): La felicidad no es completa

Un suspiro se abre paso
desgarrante,
desde el fondo de mi corazón
a mis labios.

Mis pasos, torpes,
me conducen entre multitudes.
Éstas sonríen, presas de una luz lejana.
No hace mucho creí entreverla.

Felicidad, se presentó.
Entonces dudé,
con mano temblorosa quité el cerrojo
y al abrir mi puerta ante ella
se desvaneció.

Oh, ansiada luz!
Cuan huraña y esquiva me resultas!
Levemente, tu mies
me diste a provar.

Pero cambiaste:
tu tono radiante se volvió trémulo
y entonces me encontré
en la penumbra.

No te pido que te vayas
pues mi puerta ya esta fuera de sus goznes.
No hay vuelta atrás,
ni la quiero.

Sólo una última atención,
con voz trémula,
te reclamo:
concédeme un atisvo de tu luz completa.

Nuevas experiencias

Nuevamente plasmo aquí mis incongruencias a mayor placer del lector ocasional o mayor desagrado por su parte, sinceramente, me es indiferente.

Éste ha sido un fín de semana curioso. Por primera vez he puesto un pie en una discoteca y también me he emborrachado(esto ya no es tan positivo). Ha sido una experiencia agradable(el ir a una discoteca). Sinceramente creía que en un lugar como ese me aburriría, me sentiría desplazado y/o marginado pero, al margen de si eso a sucedido(creo que no, pero a veces uno no se da cuenta) me he divertido bastante. Me he quedado con ganas de repetir pero para la próxima vez ya vigilaré más las mezclas de bebidas.

Por otro lado ahora mismo siento amargura en mi interior. No me esperaba que me resultase tan dificultoso deshacerme de la tristeza ocasionada por un sentimiento no compartido. Joder, si es que no debería costar tanto dejar de entristecerse por una mera atracción, no? En momentos como este uno se plantea si no es mejor mantener un escudo alrededor de uno mismo justamente para evitar estos daños emocionales. Aunque si uno actúa así también excluye las buenas sensaciones y eso ya no se muestra tan positivo.
Bueno, hoy no tengo mucho que decir así que otro día ya escribiré algo más.
Sed felices,

Senofrari