domingo, 22 de abril de 2007

Reflexiones introductorias(III): Sobre la cultura

Aquí estoy nuevamente plasmando mis absurdas ideas en este blog.
Tras un fin de semana más, relajante en cuanto a descanso y entretenido como monaguillo, la proximidad del lunes marca el inicio de una nueva semana.

Hoy ha sido un día extraño para mí. Durante toda la mañana he estado ajetreado entre misas y asuntos pero por la tarde he aprobechado para dar una vuelta, ir a la librería y al cine(para mí un día festivo completo: algo de actividad, mis amigos los libros i el séptimo arte).

A lo que iba. El tema de este artículo (perdónenme los puristas si aplico este término a mis entradas de blog) se basa en la cultura que se nos transmite en nuestro entorno.

Antes de ir al cine, como tenía que esperarme hasta que abriesen he aprobechado e he ido a la librería que hay en las proximidades. Allí he deambulando observando las estanterías repletas de libros hasta que mis ojos se posaron en un libro que para mí es precioso: "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad. Eso sí que es un libro... Me lo he leído varias veces de la biblioteca y era una adquisición que tenía pendiente desde ya hace mucho tiempo. Total, después de estar un rato más observando el stock "conradiano" de la tienda este pequeño capitalista salió de la librería con dicho libro y otro del mismo autor, "Lord Jim". Me encantan las descripciones del entorno y del interior de los personajes de Conrad, todo un artista. Total, que me quedé com 17,40€ menos en mí bolsillo.

Luego, mientras me reprochaba mi debilidad consumista fuí al cine a ver "el número 23" donde interviene Jim Carrey con lo que yo llamaría una muy buena interpretación. La película me ha encantado, pero no creo que la vuelva a ver(como mínimo en una buena temporada). Al salir del cine sentía un buen sabor de boca en lo referente a que me ha gustado la película pero al mismo tiempo ésta me ha causado una especie de pesadumbre, como una especie de miedo de que en mí se pudiese encontrar algo de lo enfermizo del protagonista. Con el paso de las horas todo esto ya se ha diluido.

En resumen: me he tenido que gastar 22,80€ para tener una tarde de domingo lo que yo entretenida. Sobre el precio de la entrada del cine ya no digo nada(5,40€). Sobre el cine aún se puede considerar una actividad cultural que podríamos llamar no necesaria(perdónenme los cinéfilos pero es mi opinión). Pero sobre el precio de los libros en nuestro país es algo que ya escapa a mi entender. Lentamente los precios han ido augmentando de precio de un modo constante. Una excentricidad de las mías siempre que me llevo algún libro de la biblioteca(siempre de un modo legal, que nadie piense mal) me fijo en si no han borrado el precio de la primera pagina, apuntado por los libreros. Éste hábito me ha proporcionado alguna que otra sorpresa con el tiempo. Por ejemplo ahora recuerdo un libro de unas 300 páginas de papel grueso, tamaño estándard y hojas ya amarillentas que ponía 800 o 900 pesetas, no recuerdo, comparen con los precios de ahora.

Como comentario final antes del descanso de mis retinas comentar el encarecimiento de la cultura, quizá promovido por los poderosos en su empeño por controlar a obejas o tal vez por la excesiva ánsia económica de otros. Solamente espero que no acabemos como en la Edad Media: cuando un libro tenía el valor de una joya.

Balbuceante incomprendido,

Senofrari

jueves, 19 de abril de 2007

Reflexiones introductorias(II): Sobre Cataluña

Cataluña, comunidad autónoma en que nací, he crecido y vivido siempre es mi tierra, mi patria, pero no por ello España deja de ser mi tierra ni mi patria, pues Cataluña solamente es un segmento de España.

En ocasiones me resulta complejo comprender mis propias sensaciones en cuanto a la situación catalana. Me explico. Por un lado desde Cataluña uno puede observar una parte de la población que defiende el uso del catalán, defiende a Cataluña como su país e incluso llega a desear la independencia.
Por otro lado en la misma Cataluña y en el resto de España otro sector se tira de los pelos, gimotea y modifica realidades cuando el tema es el llamado "problema catalán".

Personalmente no soy capaz de encuadrarme en el actual estado de las cosas. Sí, hablo y uso el catalán; con todo el derecho ya que es una de mis lenguas. Pero también uso el castellano (como ahora mismo). En ocasiones, cuando veo acontecimientos, tradiciones o símbolos referentes a Cataluña, siento un apego hacia esas ideas nacionalistas, catalanas, pero en realidad solamente es una atracción y cariño por lo de mi tierra, que desaparece cuando la sombra del independentismo asoma por algún lado.

Al mismo tiempo ese rechazo hacia lo que la "estelada" representa me hace observar el otro lado de la balanza. El cual está ocupado por esos que afirman que en Cataluña sólo se habla en catalán y en su momento intentaron borrar todo símbolo de nuestra cultura propia. Si realmente creen eso que en lugar de visitar los barrios pijos de Barcelona que vayan andando y escuchando a la gente por el resto de la ciudad y verán qué idioma se usa más. Con estos sólo comparto el sentimiento de considerarme español y quizá alguna cosa más.

Acabando ya con mi divagar solamente decir que no todos los habitantes de Cataluña que nos consideramos catalanes somos tan extremistas; ni todos los no nacionalistas somos tan "fachas". Al fín y al cabo quién escribe esto no cree que vaya a votar en las autonómicas cuando tenga 18 años ya que no hay en Cataluña ningun partido republicano unionista. Así es, si lo consigo seré una cosa rara, un capellan no monárquico de centro oscilante.

Bastantes locuras plasmadas por hoy, me voy a dormir.

Senofrari

martes, 17 de abril de 2007

Reflexiones introductorias(I): Sobre el idioma

Este blog lo empezé y cree con la intención de escribirlo en inglés. Más tarde me plantee que sí, por una parte en inglés podría llegar a un volumen de gente más extenso, pero actuando de ese modo estaría mostrando un desprecio a una de mis lenguas propias como es el castellano(otra lo es el catalán, pero como no soy nacionalista no tengo problemas en escribir en español).

Por ese motivo, que realmente es el motivo encubridor renuncio a la lengua anglosajona para expresarme en este blog(pero no es una decisión tajante, que soy un poco políglota) y usaré principalmente el castellano. Si alguien de mis escasos lectores siente la necesidad imperiosa de poder ver mis entradas anterioras en esta lengua que me lo comunique y reescribiré los originales.

Ahora en términos más sinceros debo reconocer que me resulta mucho más fácil escribir en castellano que en inglés por el tiempo que me suponía la traducción, posible motivo de mis escasos cúmulos de palabras.

Es hora que este blog renazca de sus recientes cenizas y empieze a surcar los cielos cuál ave fénix en el imaginario colectivo.

Senofrari

Sobre mi búsqueda de Dios

Pues bien, resulta que recientemente he decidido dedicarme a aprender sobre Dios y su obra y servir a mi comunidad mediante el sacerdocio. Recientemente he empezado a hacer de monaguillo (un monaguillo de 17 años) y lo más seguro es que para el curso que viene entre en el seminario de Terrassa(Barcelona), que es el que por obispado me pertoca. A esas alturas ya habré terminado segundo de bachillerato, que actualmente curso en su modalidad de ciencias de la salud.

Esta intención de hacer estudios religiosos no es un pensamiento que me haya surgido ahora o recientemente como un acto irracional o impulsivo. Hará dos o tres años ya me había planteado esta cuestión (la de mi futura profesión, a lo que tenía intención de dedicarme durante el resto de mi vida). LLegué a la disyuntiva entre cursar estudios para convertime en médico o la vía eclesial. En aquel entonces escogí la medicina, y empezé a cursar el bachiller. El primer curso pasó sin ningún aspecto a destacar y empezé el segundo. Desde su inicio las cosas empezaron a ir mal. Suspendí en el primer trimestre dos asignaturas, una de las cuales pude recuperar. A partir de allí las cosas empezaron a torcerse.

Nunca hasta ahora había suspendido nunca una asignatura, y al hacerlo por primera vez entré en una mecánica de desmotivación(lo cual afectaba más a las notas) y bajo rendimiento estudiantil.Las semanas fueron pasando y las antiguas preguntas sobre si ese era el camino que Dios quería que yo siguiese volvían a resurgir. Llegué a un punto que no sabía si dejar completamente todo estudio y ponerme a trabajar a jornada completa(he estado trabajando los fines de semana de camarero desde inicios de bachiller) o qué camino a seguir -seguir estudiando el bachiller, querer hacer medicina, cambiar de profesión/objetivo...-. Llegué a extremos de tener que ir a hablar con un psicólogo.Y en este estado de duda y replanteamiento sobre mi futuro volvió como por sí sola la opción religiosa.

Primero como una opción facilmente descartable, viendo solamente una parte "negativa" (celibato, enclaustramiento...). Pero con el paso del tiempo esta opción volvió a tomar fuerza, esta vez en toda su realidad: la consagración a Dios, el servicio a la comunidad, que los sacerdotes no viven tan "aislados" del mundo como yo creía desde mi ignorancia al respecto... Y lo que para mucha gente es un obstáculo, como por ejemplo el celibato, se me empezó a mostrar como una dedicación a algo superior a los deseos, pasiones y instintos humanos que con su no interferencia con los placeres más mundanos se eleva espiritualmente en su consagración(como me gusta esta palabra).

Desde este cambio en mi interior muchas cosas se han visto afectadas: he recuperado esa alegría, felicidad e ilusión que desde mi infancia se habían sumido en un vacío interior; creo que podré superar mi "piedra" del bachiller con la ayuda de Dios y lo que para mí es más importante, ha mejorado mi modo de relacionarme con los demás y el enfoque que doy a las cosas.

Quizá sean "historias" o películas mías, pero me gusta pensar que este altivajo ha sido una especie de "crisis existencial". Que no estaba escogiendo el camino correcto y Nuestro Señor me lo ha mostrado con los acontecimientos y mostrándome el camino a seguir. Espero poder llegar a ser digno de seguirle.

Senofrari

domingo, 8 de abril de 2007

I'm still alive

Recently I've created another blog about my "search" of God. This time I've begun it in Spanish, so let's see if I write there more often than here.
If you wanna take a look on it: www.busquedadios.blogspot.com

Since two weeks ago I'm helping the priest of my town as an acolyte, it's funny to collaborate in the sacrament.
Now I must go, I should study a little for Tuesday, I'll reanude classes, have work to do and exams to study for!!